• jue. Sep 23rd, 2021

Grupo Radiofónico y Medios

Noticias de Actualidad de México y el Mundo, GR Medios, Estrellas de la ANDA Radio APYT, Énfasis Comunicaciones

ACABAR CON MONOPOLIOS GASEROS PARA QUE YA NO SUBA EL COMBUSTIBLE : UNICARGAS

porMarco

Ago 25, 2021
  • * “Gas Bienestar”, oportunidad para erradicar exclusividad de grandes consorcios
  • * Soni, Uribe,Tomza, Nieto y Zeta gas, competencia desleal desde hace años
  • * Aumento en el costo de gas LP consecuencia del monopolio

Los integrantes de la Unión Nacional de Industriales de la Carburación a Gas Asociación Civil (UNICARGAS AC) refrendamos nuestro apoyo a la medida que implementó el gobierno federal sobre el control en el costo del gas Licuado de Petroleo (LP) y ponemos a su disposición 100 estaciones de dicho combustible.

Una vez liberado el precio mediante la reforma energética, los grandes grupos del gremio incrementaron el costo al público hasta en un 46% de diciembre de 2019 a julio de 2021, mientras que la inflación acumulada de acuerdo a cifras oficiales en ese mismo periodo, fue de 7.31%.

Lo anterior se traduce en un fuerte impacto en la economía de los hogares mexicanos que usan este combustible cotidianamente.

Es de gran relevancia porque a nivel mundial, México es el primer consumidor de dicho combustible para uso doméstico; ocupa el cuarto lugar como consumidor de gas licuado de petróleo y es el quinto productor de este energético.

Por su valor indispensable en el uso diario de más del 80% de la población en México para la preparación de alimentos y calentamiento de agua, es necesario que el gas LP se pueda conseguir a un precio más accesible.

Señalamos directamente a los grandes grupos de gas LP como orquestadores de ese incremento, en virtud de que no actúan como competidores sino que hacen acuerdos para controlar el mercado cayendo en prácticas oligopólicas, las empresas con mayor influencia en el mercado son: Grupo Soni, Uribe,Tomza, Nieto y Zeta Gas.

Estas empresas por décadas han tenido el monopolio de almacenamiento, distribución y venta del gas Licuado de Petróleo (LP) en el país; ante ello, exhortamos a la autoridad investigue, sancione y tome las acciones pertinentes para combatir esas prácticas en beneficio de la economía de la gran mayoría de los mexicanos.

Con el surgimiento de la nueva empresa del gobierno federal “Gas Bienestar” podrá surgir la oportunidad de acabar con la exclusividad que tienen esos grupos gaseros y esperemos que la administración presidencial pueda considerar nuestras estaciones como distribuidoras del nuevo consorcio.

Toda vez que a la fecha sólo podemos surtir el energético con los consorcios señalados, lo que nos pone en una posición muy vulnerable frente a ellos ya que al no haber competencia nos venden el energético en condiciones muy desfavorables; de consolidarse esta propuesta se logrará llegar más rápidamente a los usuarios del energético así como a sus beneficios.

Por otra parte consideramos que como consecuencia de la reforma energética, la regulación a las estaciones es excesiva, por lo que estamos promoviendo ante la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) se revise con mayor certeza, la actividad que realiza nuestro sector el cual cuenta con cien estaciones para surtir el energético.

Frente a la actual realidad, señalamos que en múltiples ocasiones hemos denunciado ante la ASEA, CRE, Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), Autoridades estatales y municipales, la operación de estaciones clandestinas sin que a la fecha hayamos sido escuchados. Además hemos detectado prácticas nocivas a nuestro mercado, como éstas:

• No cumplen con la normatividad aplicable.
• No contemplan medidas de seguridad.
• Venden gas robado.
• Comercializan el gas a muy bajo precio.
• No pagan impuestos.

Lo anterior afecta demasiado a las estaciones formales y reguladas que representamos, en virtud de que generan una competencia desleal, pero las autoridades correspondientes no las supervisan y argumentan que “no se encuentran en sus registros”.

Finalmente, consideramos que si la administración federal no toma una acción decisiva y contundente, se corre el riesgo de que desaparezcamos junto con nuestras empresas y los empleos que se generan.