• sáb. Ene 29th, 2022

Grupo Radiofónico y Medios

Noticias de Actualidad de México y el Mundo, GR Medios, Estrellas de la ANDA Radio APYT, Énfasis Comunicaciones

Hablemos del síndrome de ojo seco 

porMarco

Dic 1, 2021

Por: Dra. Andrea Cárdenas Cirujano Oftalmólogo

El síndrome de ojo seco es conocido también bajo el nombre de queratoconjuntivitis sicca, y se presenta cuando los componentes de la lágrima son insuficientes o de calidad inadecuada.

Esto provoca un incremento en la evaporación de la lágrima ocasionando molestias, como sensación “de basuritas” dentro de los ojos, ojo rojo, dolor ocular, visión borrosa, molestia a la luz, punzadas, prurito o comezón e irritación.

¿Qué son las lágrimas?

Para explicar qué son las lágrima, es necesario hablar de sus componentes y cuál es su participación en la lubricación de nuestros ojos.

La película lagrimal se compone de tres capas: una mucosa que va sobre la superficie del ojo, producida por múltiples glándulas pequeñas que sirven como pegamento para la siguiente capa, que es la más prominente y se denomina acuosa. Esta  es producida por la gran glándula lagrimal y lleva todos los nutrientes a la superficie ocular, principalmente la córnea; es decir, la estructura por donde se refleja la parte de color del ojo llamada iris.

Como los marineros que en altamar cubrían sus barriles llenos de agua dulce con grasa para evitar que el sol y el calor la evaporara, la tercer capa de la película lagrimal se compone principalmente de lípidos o grasas, lo que evita la evaporación de la capa acuosa.

Esta capa lipídica tan importante  la producen unas pequeñas glándulas llamadas meibomio, las que se localizan justo detrás de las pestañas en ese pequeño espacio donde nos delineamos los ojos, llamada reborde palpebral.

Cerca de 90% de las personas con padecimientos de ojo seco tienen una mala función de las glándulas de meibomio (llamadas así por quien las describió en 1700, Henry Meibom); por ello, la película lagrimal se evapora más rápido, ocasionando inflamación e irritación en los ojos.

¿ Por qué no funcionan las glándulas de meibomio? 

Esto se debe principalmente, a una irritación crónica del reborde palpebral ocasionada por falta de aseo, ácaros, conservadores de medicamentos oftalmológicos, contaminación o falta de un parpadeo consciente. ¡Sí, parpadear de manera consciente ayuda a que las glándulas se expriman, viertan su contenido sobre el ojo  y funcionen mejor!

El aumento en el uso de dispositivos electrónicos por largas horas bajo una concentración importante disminuye el parpadeo de los usuarios, provocando mayor exposición del ojo al medio ambiente, disminución de la capa de meibomio, evaporando la capa acuosa provocando molestias características del ojo seco.

¿Cómo se trata este tipo de ojo seco evaporativo?

Existe una gran variedad de tratamientos, los cuales se irán escalando dependiendo de las necesidades de cada paciente.

Los primeros pasos son un aseo consciente del reborde palpebral, sobre todo, si se usa maquillaje.

Otro factor que ayuda es usar lubricantes en gotas y parpadear de manera consciente dejando descansar los ojos cada media hora de uso de los dispositivos o lectura en general. Si esto no fuera suficiente o desde un inicio se diagnosticada un estado más severo de la enfermedad, los tratamientos se escalarían, sí y solo sí, de la mano de tu médico oftalmólogo, de preferencia con experiencia en el manejo de ojo seco.

Eliminar los factores de riesgo como tabaco, exposición solar, falta de omegas en la dieta, uso prolongado del cubreboca, aire acondicionado,  contaminación, también ayuda.

Lo que debes saber

Existen otras manifestaciones a considerar cuando hablamos de síndrome de ojo seco como son las enfermedades generales que pueden comprometer la película lagrimal como es el caso de las enfermedades autoinmunes como son la artritis reumatoide, lupus, Sjogren u otras enfermedades metabólicas como la diabetes y la rosácea.

Es por ello que una evaluación exhaustiva, así como el manejo integral de cada paciente es fundamental para lograr un éxito en cada uno de ellos.