• mar. Sep 29th, 2020

Grupo Radiofónico y Medios

Noticias de Actualidad de México y el Mundo, GR Medios, Estrellas de la ANDA Radio APYT, Énfasis Comunicaciones

ALERTAN SOBRA FALTA DE ATENCION MEDICA DE EMBARAZADAS CON DEPRESIÓN

porGRMEDIOS

Jun 20, 2018

Blanca Valadez/ México

Investigaciones del Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente Muñiz” reportaron que el 9 por ciento de las mujeres embarazadas presentan depresión y, cuando tienen a su bebé, la enfermedad se eleva a hasta en 13 por ciento en el primer año, causando severos problemas que pueden llevar al consumo de drogas legales e ilegales, a enfermarse y perder todo interés por la vida.
María Asunción Lara Cantú, Investigadora en ciencias médicas del INP, detalló que entre las madres adolescentes, la depresión postparto se eleva al 29 por ciento por razones diversas, entre estas, ser madres solteras, disgusto familiar y con la pareja, pérdida del empleo y de la escuela, cambio de casa o país, médicos insensibles que las tildan de “malas” y las estigmatizan.
Asimismo, pobreza o falta de recursos económicos, baja escolaridad. “El no estar empoderadas dificulta que tomen decisiones, hacer y salir adelante con mayor prontitud”.
Lara Cantú presentó los resultados de la investigación “Difícil ser mujer” donde se describe que la depresión postparto se caracteriza por síntomas similares a los que experimenta cualquier otra persona, es decir, tristeza, falta de interés por las actividades que normalmente satisfacían, problemas de sueño que nada tiene que ver con el despertar del bebé, falta de apetito y estar saturadas de preocupaciones.
“Sienten deseos de estar muertas y, en el caso de las mamás con depresión postparto, se agrega la ansiedad y el sentimiento de culpa porque, contrario a la imagen ideal de que ellas deben ser las más felices del planeta por tener a ese bebé que tanto deseaban, la realidad es que es que se sienten agobiadas ante la cantidad de demandas que deben de cumplir”.
La depresión postparto le roba a la mujer la posibilidad de disfrutar de su maternidad, por el contrario, “vive un infierno” porque se castiga al no ser la madre que todos esperaban y ella deseaba.
En México se carece de “suficientes servicios” de salud mental para poder atender a las mujeres embarazadas y, aun cuando hay una normatividad de cuidado e intervención, nadie la cumple o simplemente desconocen que existe.
“En el Instituto Nacional de Psiquiatría se implementó un protocolo de intervención, basada en sesiones, y conformada con información sobre lo que les puede pasar, incluso, se orienta a la familia, se cuenta con guías de síntomas y actuar ante el embarazo, los riesgos, los mitos de la maternidad, cómo pedir ayuda y se diseñó una página ayudaparadepresión.mx para educar a las personas en línea”.
Impacto
En la investigación también se detectó que las embarazadas con depresión y que no son atendidas pueden caer en conductas de riesgo: no acudir de manera regular a consultas, fumar, tomar y consumir drogas.
“Existe la posibilidad de que tengan un parto prematuro por la falta de cuidado en el embarazo y los bebé de nacer con bajo peso al nacer y con problemas de nutrientes”.
Pero además, abundó, “no tendrán la disponibilidad de atender a su hijo, no es que sean malas, simplemente no puede, carecen de energía, y de falta de paciencia para darles leche materna o biberón.
“La interacción entre madre y bebé es deficiente; no se forma el apego. Son madres que sufren mucho por sus bebés y por ellas mismas”.
En la investigación, comentó, se presentan casos donde las mujeres desarrollan depresión a pesar de haber planeado su embarazo, el momento preciso y adecuado para convertirse en madre, incluso, se emocionaron al saber que era varón o niña, se llevaron meses buscando el nombre.
“Cuando nace y ya se encuentra en sus brazos, las mamás nos refieren que “siente esa sensación horrible de no poder cuidarlo”, sufren mucho, tienen temor, de incumplir con su bebé”.
Existe otro sector de mujeres que, previamente, ya presentaban depresión y, cuando se embarazaron, la enfermedad se manifiesta ante la tensión, el esfuerzo y los cambios hormonales que les genera tristeza extrema, imposibilidad de entablar ese vínculo afectivo.
La situación tiende a empeorarse cuando las madres son solteras, pierden su trabajo y carecen de una red de apoyo social. “Muchas no pueden dejar encargado al bebé, por minutos, para ir a comprar la leche, y también adolecen de la comprensión emocional de los familiares, del esposo o pareja, en el sentido de decirles que estar cansada es normal, que no deben de preocuparse”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *