• lun. Oct 3rd, 2022

Grupo Radiofónico y Medios

Noticias de Actualidad de México y el Mundo, GR Medios, Estrellas de la ANDA Radio APYT, Énfasis Comunicaciones

La reforma eléctrica, uno de los principales riesgos para la perspectiva económica de México en 2022: Expertos.

porMarco

Mar 14, 2022
  •  Durante la Semana de los Economistas 7ma. Edición: Perspectivas Económicas 1ra. mitad 2022, organizada por Profuturo, los especialistas agregaron que la situación fiscal de México mantiene una perspectiva positiva.
  •  En el evento participaron especialistas de Banorte, Credit Suisse, Bank of America, BBVA Bancomer, Scotiabank, Citi, Barclays, JP Morgan, Santander, Finamex y Oxford Economics.

Ciudad de México, a 14 de marzo de 2022.- Reconocidos economistas de firmas nacionales e internacionales consideraron que la eventual aprobación de la reforma eléctrica representa uno de los principales riesgos para la perspectiva económica de México en 2022, pues además de abonar a minar la confianza de los inversionistas, implicaría que el país posponga su entrada a los mercados de energía renovable, lo que repercutiría en mayores costos a la producción y un menor crecimiento a mediano y largo plazos.

De acuerdo con el documento “Semana de los Economistas 7ma. Edición: Perspectivas Económicas 1ra. mitad 2022”, elaborado por la Dirección Ejecutiva de Estrategias de Inversión, y la Subdirección de Estrategias y Análisis Macroeconómico de Profuturo, los expertos también apuntaron que la situación fiscal de México mantiene una perspectiva positiva, y que no existe un riesgo inminente de perder el grado de inversión.

Elaborado a patir del análisis de especialistas de Banorte, Credit Suisse, Bank of America, BBVA Bancomer, Scotiabank, Citi, Barclays, JP Morgan, Santander, Finamex y Oxford Economics que participaron en la citada Semana de los Economistas, en el texto se refiere que una de las preocupaciones que compartieron los expertos se refiere a la trayectoria de la inversión.

Y es que, argumentaron, la inversión carece de incentivos para repuntar y contribuir al crecimiento económico de mediano y largo plazo. En ese sentido, consideraron que ante la falta de coordinación entre el sector público y privado, la inversión permanecerá en los niveles actuales, es decir, 15% por debajo de su nivel observado previo a la pandemia.

No obstante, señalaron que si bien se observa una moderación en el crecimiento, la economía mexicana continúa su fase de recuperación principalmente de la mano de la industria manufactura y el sector externo; que el impacto en el sector servicios de la cuarta ola de COVID será transitorio, y que las afectaciones al sector terciario se diluirán para el segundo trimestre del año.

Durante el evento organizado por Profuturo, los especialistas también refirieron que la mediana de la estimación del crecimiento del PIB para 2022 se situó en 2.0%, menor al 3.0% de la edición anterior, debido a la prolongación de los cuellos de botella en la producción, la moderación en el crecimiento económico de EUA y la desconexión de los ciclos económicos de México con este país, así como por el clima de incertidumbre nacional e internacional que afecta las inversiones.

Otro aspecto en el que hubo mayor consenso se refiere a que México cuenta con solidez macroeconómica relativo al resto de las economías latinoamericanas, cuya situación fiscal ha empeorado desde la pandemia.

Empero, todos los participantes anticiparon un panorama complicado en materia de inflación para la primera mitad del año. Consideraron que es posible que los problemas globales en las cadenas de valor y las presiones a los precios de los commodities se disipen más tarde de lo anticipado, lo que repercutirá en México ocasionando que la inflación regrese a su objetivo de manera mucho más lenta y progresiva, y con relevantes riesgos al alza.

Respecto al entorno global, los economistas consideraron que el conflicto Ucrania-Rusia ha impulsado al alza el precio de los energéticos, y ha generado episodios de volatilidad en los mercados financieros.

Y la mayoría de los expertos coincidió en que en este año las condiciones externas jugarán un papel clave, ya que se anticipa un ambiente menos favorable para el crecimiento económico mundial debido a una moderación en la actividad de las economías avanzadas y de China. La persistencia de los cuellos de botella y las disrupciones en las cadenas de valor, continuarán siendo un lastre para la recuperación y un catalizador para la inflación global, señalaron.

Todos los especialistas convinieron en que el riesgo más importante recae en el cambio de retórica de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), y su inminente inicio de alza de tasas que implica una menor liquidez en los mercados y condiciones financieras globales más astringentes, que deberán seguir de cerca el resto de los bancos centrales del mundo.

La clave reside –indicaron- en qué tan ordenado podría ser ese cambio hacia un régimen de mayores tasas de interés, que pudiera resultar en un dólar más fuerte y un entorno de mayor aversión al riesgo sobre todo en economías cuyos fundamentales se encuentran en desequilibrio, principalmente ante la expansión de su balance fiscal.